Almacenamiento de Frutas y Verduras en su hogar

 

Las frutas y los vegetales son susceptibles de contaminarse con patógenos responsable de causar enfermedades en las personas. Una de las principales bacterias implicadas es E. cloi O157:H7. Estos alimentos tienen un riesgo en particular con las frutas y hortalizas que se consumen crudas en su mayoría. Cualquier patógeno que no se elimine en el proceso de lavado o pelado permanecerá en el alimento hasta que se ingiera.

 

En este artículo te aconsejamos la manera, de cómo debes almacenar las frutas y verduras para que conserven su sabor. Además, como manipular y asegurarse que las frutas y verduras no están contaminadas con bacterias peligrosas, siga estos sencillo pasos al seleccionarlas y almacenarlas.

 

1.- Tanto en el carrito de supermercado como en su hogar, mantenga las frutas y verduras separadas de las carnes, pescados y mariscos crudos para prevenir contaminación cruzada.

 

2.- Una vez en casa, guarde en el refrigerador todas las frutas y verduras cortadas y listas para comer para mantenerlas frías.

 

3.- Lave todas las frutas y verduras enteras, inclusive las de tamaño grande como los melones, justo antes de prepararlos para comerlos. Corte las partes dañadas (golpeadas, descoloridas) antes de comerlas.

 

4. Antes y después de manipular frutas y verduras asegúrese que su área de trabajo y utensilios estén limpios y que se ha lavado las manos con agua caliente y jabón.

 

5. Las frutas y verduras se deben lavar bajo el chorro del agua. Remojarlas solo incrementa la posibilidad de una contaminación cruzada, por lo que no es recomendable.

 

6. Las frutas y verduras, como manzanas, pepinos y melones que se pueden restregar sin dañarlos, se deben restregar con las manos o con un cepillo para verduras limpio.

 

7. Seque las frutas y verduras lavadas con toallas de papel desechable.

 

8. Una vez que haya cortado o preparado frutas y verduras se deben refrigerar pronto. Después de servirlas, refrigere lo que sobre en un plazo de dos horas.

 

9. No es necesario lavar las frutas y verduras que se venden pre lavadas, cortadas y listas para comer. Si decide volver a lavarlas, siga las instrucciones anteriores.

 

La madurez y calidad de las frutas a la hora de ser cosechadas y la manera en que se les almacena influyen en su sabor. Para mantener la frescura y sabor de las frutas y verduras que compra en la tienda, usted debe saber cómo guardarlas en casa.

 

Muchas frutas y verduras se deben almacenar solo a temperatura ambiente porque la temperatura del refrigerador (usualmente entre 38 a 42° F [3.3 a 5.6° C]) las daña o evita que maduren y adquieran un buen sabor y textura. Por ejemplo, cuando los plátanos se guardan en el refrigerador, desarrollan manchas negras y no adquieren esa dulzura característica; si los camotes se refrigeran, desarrollan un sabor diferente y quedan duros al cocinarlos. Las sandías pierden su sabor y color rojo intenso si se guardan más de tres días en el refrigerador. Los tomates maduran adquiriendo un color rojo y saben mejor si se les deja a temperatura ambiente. En el refrigerador no se ponen rojos y aún los tomates rojos pierden su sabor si se refrigeran. Otras frutas y verduras se pueden dejar madurar en la mesa o mostrador de la cocina y luego guardarse en el refrigerador. Unas cuantas frutas y verduras tipo fruta producen azúcar o se ablandan cuando maduran a temperatura ambiente. Por ejemplo, las peras Bartlett se ablandan y se ponen amarillas y más dulces cuando se dejan fuera. Después de que hayan madurado, puede guardarlas por 1 a 3 días en el refrigerador, sin que pierdan su sabor.

 

Almacenamiento sobre el mostrador o mesa

 

El mostrador o superficies en la cocina que usa para almacenar sus frutas y verduras debe estar alejado de la luz directa del sol para prevenir que se calienten demasiado. Las frutas y verduras que se ecomienda guardar sobre el mostrador se pueden mantener allí unos pocos días. Aun así, se puede reducir la pérdida de humedad colocando las frutas y verduras en un tazón plástico con ventilación o en una bolsa plástica perforada. No coloque las frutas y verduras en bolsas plásticas selladas sobre el mostrador porque esto retarda la maduración y podría incrementar olores desagradables y pudrición debido a la acumulación de dióxido de carbono y a la reducción del contenido de oxígeno dentro de la bolsa de plástico sellada. Para más información, visite el sitio web de Postharvest Technology Center (Centro de Tecnología Poscosecha), http://postharvest. ucdavis.edu, o llámenos al 530-752-6941, o escríbanos a postharvest@ucdavis.edu Se puede fomentar la maduración en un tazón o bolsa de papel si se coloca una manzana madura junto con 5 a 7 frutas que quiere madurar. Las manzanas producen etileno el cual acelera la maduración. (Las manzanas Fuji y Granny Smith no producen mucho etileno y no ayudan a madurar las otras frutas). Almacenar en el refrigerador Las frutas y verduras que se almacenan en el refrigerador se eben guardar en bolsas plásticas perforadas en las gavetas apropiadas para frutas y verduras. Usted puede comprar bolsas ya perforadas o hacer orificios pequeños en las bolsas regulares con un objeto afilado (unas 20 perforaciones en una bolsa mediana). Separe las frutas de las verduras (use una gaveta para cada grupo) para reducir los efectos dañinos del etileno producido por las frutas en las verduras. Use todas las frutas y verduras refrigeradas en unos pocos días ya que refrigerarlas por más tiempo hace que pierdan su frescura y sabor.

 

Llevar una buena alimentación para tu vida, sabemos que es importante.

 

El consumo diario de productos vegetales, en cantidades suficiente y en una alimentación bien equilibrada, ayuda a evitar enfermedades graves, como las cardiopatías, los accidentes cardiovasculares, la diabetes y el cáncer, así como deficiencias de importantes micro- nutriente y vitaminas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) coloca el escaso consumo de fruta y hortalizas, en sexto lugar entre los 20 factores de riesgo a los que atribuye la mortalidad humana, inmediatamente después de otros más conocidos, como el tabaco y el colesterol.

 

Es necesario controlar la alimentación desde el punto de vista de la calidad y variedad de alimentos y nutrientes. Ante esta situación, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), junto con las autoridades sanitarias de la mayoría de los países, están intentando modificar, en la medida de lo posible, los hábitos de los consumidores. El objetivo es disminuir las enfermedades que se vislumbran dominantes en este siglo, es decir, las derivadas de una mala alimentación.

 

Comodidad en la alimentación

 

Quizás debido a prejuicios culturales que se han ido generando, y a la búsqueda de productos fáciles de consumir, agradables al gusto y con manipulación mínima, se ha subestimado la importancia de la fruta y las hortalizas para la nutrición y la salud en general. Por ejemplo, la fruta requiere ser comprada, transportada y manipulada. Normalmente hay que pelarla, cortarla y prepararla, mientras que un postre lácteo solo requiere abrir la tapa y consumirlo. Esto supone una clara desventaja, ya que esa búsqueda de la comodidad se ha introducido en nuestra sociedad de forma imparable.

 

Se debe tener conciencia que es necesario el consumo de frutas y vegetales, las vitaminas, los minerales y otros componentes son esenciales para la salud humana. Por ejemplo, la fibra alimentaria contribuye al tránsito a través del aparato digestivo y a reducir los niveles de colesterol en la sangre; las vitaminas y minerales ayudan a mantener un adecuado estado de salud y un grado aceptable de bienestar.

 

Además, estos productos favorecen una adecuada digestión de otros nutrientes, aumentan el volumen intestinal, lo que ayuda a regular el apetito y suelen implicar una mayor seguridad de alimentos, tanto los frescos como los preparados. Conviene saber que las frutas y hortalizas, junto con los cereales y leguminosas, constituyen un grupo de alimentos mucho más estables que los de origen animal.